Hoy vengo a hablaros de las primeras impresiones que este juego me ha traído. Si, digo bien, primeras, puesto que, aun siendo un remake no lo jugué ni en su momento ni tiempo después con las múltiples opciones de emulación.

 

Y es que The Legend of Zelda: Link’s Awakening nos retrotrae 26 años y nos trae aquella aventura de game boy totalmente actualizada a nuestra Switch.

Al iniciar la aventura decir que la cinemática inicial ya te deja con muy sabor de boca, transicionando después a una primera escena con los gráficos del juego y a lo que sería la pantalla de presentación del juego con la montaña y el huevo en la cumbre.

Tras esto, los que ya han jugado algún juego de la saga reconocerá la pantalla en la que puedes dar nombre personalizado a Link y ya el inicio de la aventura y recuerda es peligroso ir fuera.

Los gráficos que se han decidido a usar en este remake toman un aspecto “chibi” junto con los colores muy vivos le da un aspecto muy fresco al juego. En la visión de mundo donde desarrollaremos muchos de nuestros paseos, han optado por una opción de foco central quedando los bordes de la pantalla ligeramente borrosos sin llegar a perder ningún detalle de lo que se muestra.

En el apartado sonoro, no vamos a descubrir el mundo, son las melodías clásicas de la saga por lo que seguiremos disfrutando como siempre. Los efectos muy bien conseguidos, aunque a mi personalmente la “voz” de Link no me termina de cuadrar al parecerme demasiado grave, pero esto será una manía mía y no interfiere en nada en el desarrollo de la aventura.

El manejo no voy a poder compararlo con el de Game Boy, como dije antes no jugué esa versión. El inventario lo tendremos en el botón + y el mapa en el -, con el gatillo derecho R podremos usar el escudo B para dar espadazos a diestro y siniestro, el A para interactuar con los personajes y según avancemos en la historia, podremos asignar los objetos usables de nuestro inventario en los botones X e Y para usarlos a nuestro antojo. Pensad que antes todo esto se hacía con los cuatro botones que disponía la portátil.

A mi me ha costado un poco acostumbrarme al control, sea dicho también que últimamente los pad de consola los toco mas bien poco y que ya soy un yayo sin reflejos, pero una vez te habitúas a ello el juego te deja avanzar bastante bien. Esto último teniendo en cuenta que es un juego de exploración y mas de una vez te vas a tirar dando vueltas a ver como resolver un puzle para al final darte la vuelta y volver cuando se disponga de algún objeto clave.

Aún con todo el juego siempre te va ayudar a continuar, bien sea con el personaje del búho, que sea nuestro guía en el intento de salir de la isla, o bien en el propio mapa poniendo obstáculos o guiándonos el camino. Al menos esa es la experiencia que las primeras tres horas de juego y dos mazmorras completadas me han dado. No está dando la impresión de que llegue a hacerse pesado o con una dificultad insufrible, aunque bien es cierto que algún jefe o subjefe de mazmorra habrá que repetirlo hasta encontrar su mecánica, igual que comentaba antes con algún puzle. Estos puzles según se vaya avanzando serán más enrevesados, que no necesariamente complicados, pero esto no te pillará de nuevas si ya has tenido en tus manos otras entregas de la saga.

Y aquí voy a dejar de escribir estas primeras impresiones de The Legend of Zelda: Link’s Awakening, un juego que muchos habrán jugado por el factor nostalgia otros, como yo, por acercarse a la historia por primera vez y otros quizá por simple curiosidad y como punto de entrada a una de las sagas de Nintendo que suelen ser juegazos en cada entrega que nos brindan.

Si habéis probado el juego y queréis dejarnos vuestra opinión, a ser posible sin destripar el juego, dejad un comentario.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *